Cuentos para reflexionar

 

Cuentos cortos para el alma:

Los seres humanos siempre han sido contadores de cuentos, tanto para transmitir su historia como para educar a sus habitantes.

El escuchar y el contar son necesidades primarias del ser humano. La necesidad de contar también resulta del deseo de hacerlo, del deseo de divertirse a sí mismo y divertir a los demás a través de la invención, la fantasía, el terror y las historias fascinantes. Es en este deseo humano en el cual la literatura tiene sus orígenes.

Hans Magnus Enzensberger considera que el analfabeto primero, clásico, no sabía leer ni escribir, pero sabía contar. Era el depositario y transmisor de la tradición oral y, por lo tanto, el inventor de los mitos y leyendas.

Son muchas las ocasiones en que la lectura se transforma en un hábito para todos. Un bello  hábito por cierto, pero la mayoría de las veces esta lectura rápida a la que estamos acostumbrados, no pasa más allá de un plano estrictamente literario y racional.

Los cuentos pueden ser simplemente una narración breve de un suceso  imaginario, o bien puede ser también, un espejo donde podemos ver aspectos de nosotros mismos, que en otro tipo de espejos no logramos ver Con el fin de conectarte con tu esencia y favorecer tu proceso de crecimiento personal. Los cuentos sirven de espejos, se relacionan contigo mismo. ¿Qué te dicen a ti? ¿Qué temática hay dentro de este cuento que te mueve o te gusta tanto? La propia experiencia es la que vale.

Es por esto que el siguiente blog tiene por objetivo:

–          Invitar a la reflexión a través de  cuentos cortos cuentos que simplemente sirven para alegrarte el día. (La mayoría de los cuentos son parábolas, relatos simbólicos).

Nathaly Galdámez Méndez.

Anuncios